Ojós (Murcia)

¿Qué ver en Ojós?

Este pequeño pueblo de la región de Murcia, está situado en pleno Valle de Ricote.

Entre sus edificios más emblemáticos, el pueblo cuenta con una pequeña iglesia declarada bien de interés cultural desde el año 2008. Esta pequeña capilla fue edificada en el siglo XVIII sobre un templo antiguo, aunque no se conservan restos de su antecesor. 

No obstante, lo verdaderamente recalcable de Ojós es su carácter de Museo Vivo del Agua; tiempo atrás se acometieron numerosas obras hidráulicas en la zona que, tras su desmantelamiento, han perdurado en la zona, y pueden ser vistas por los turistas junto con las maravillosos paisajes que acompañan a este pequeño asentamiento rural. Las principales centrales de que hablamos son el Solvente, a su paso por el río segura, y el Cajal, que tiene su localización en la sierra del mismo nombre. 

También cuenta con un importante embalse propio de la época del auge de las centrales hidráulicas, el Azud de Ojós, que ofrece una maravillosa imagen de la ingeniería de otra época ya pasada. Asimismo, también son numerosas otras construcciones como las acequias y, por supuesto, su famoso puente colgante. 

Una zona que merece nuestra especial atención es su géiser, un pequeño nacimiento de agua situado en el río, y que fue artificialmente modificado para hacer de él un reclamo turístico por su magistral belleza. 

Vista de la Sierra desde Ojós

¿Qué hacer en Ojós?

El mayor atractivo de este pequeño municipio reside en la gran cantidad de espacios verdes y antiguas obras de ingeniería que pueden ser visitadas y recordadas. En otro tiempo, Ojós fue el epicentro de numerosas obras de la ingeniería civil y, afortunadamente para la historia, estas se conservan aún en su mayoría. Por ello, Ojós se convierte así en un turístico óptimo para quienes gozan de ver este tipo de estructuras. 

Sin embargo, el otro aspecto más naturalista  y también digno de mención es la inmersión de este pueblo en un enclave verde que parece querer proveernos de la oportunidad de sumergirnos en un océano de naturaleza, senderos y panorámicas excepcionales. 

Por todo ello, nuestra visión de esta pequeña localidad podría resumirse en calificar a Ojós como un pueblo que, más que destacar por la diversidad de actividades, lo hace especialmente desde la órbita del turismo verde por la multiplicidad de paisajes que podemos encontrar.

Cualquiera de las rutas del pueblo son ideales para pasar una agradable mañana en este hermoso entorno del Valle de Ricote.

¿Cómo llegar a Ojós?

Como el el resto de pueblo del Valle de Ricote, la mejor manera de llegar a Ojós es a través de un coche particular, aunque también hay buen contacto de autobuses con la ciudad de Murcia.