Blanca

Qué ver en Blanca.

Blanca es un municipio de se encuadra en el centro-norte de la Región de Murcia, perteneciente a la comarca de la Vega Alta del Segura. Posee un interesante patrimonio cultural, así como recorridos, paisajes y fiestas únicas, que hacen de este enclave toda una oportunidad de carácter cultural, medioambiental y turística. 

En lo relativo a la cultura y el patrimonio, Blanca cuenta con numerosos monumentos de obligada visita. Entre ellos, y echando la vista hasta el siglo XII, encontramos su castillo árabe, que se encuentra en muy buen estado de conservación. Está situado en la Sierra del Solán de Blanca, y parece ser que durante la época islámica tuvo una función de vigilancia, ya que fue erigido en un punto estratégico de la zona. Esta genial obra de la arquitectura árabe fue posiblemente erigida por mandato del Rey Lobo.

Si nos adentramos en el terreno de la conversión cristiana, Blanca cuenta, además, con la iglesia de San Juan Evangelista, uno de sus edificios religiosos más destacados. El templo, que se levantó como mezquita para los mudéjares, fue convertido en Iglesia con la conversión al cristianismo de la zona. La fachada exterior del mismo destaca por su austeridad, destacando una torre con un pequeño campanario en su interior. El gran pintor murciano Manuel Muñoz se encargó de pintar los frescos del interior de la iglesia.

Otra de las obras que recibe de nuestra especial atención es el teatro Victoria, construido en 1937 y que, tras numerosas reformas durante los años noventa, volvió a abrirse al público restaurado en el año 1999. 

Para terminar el apartado cultural, no podemos olvidar el Museo del Agua y la Luz, un espacio que acoge los principales elementos de la antigua central hidroeléctrica  y que cuenta, en su interior, con la auténtica turbina que servía para transformar la energía motriz del agua en electricidad. Gracias a este proyecto de la ingeniería, Blanca fue uno de los primeros municipios en contar con suministro eléctrico durante los años veinte. 

En el terreno ambiental, lo más destacado de este humilde municipio son, sin duda, sus maravillosos miradores. Blanca cuenta con numerosos emplazamientos de este tipo, los cuales constituyen una auténtica ventana a la naturaleza que no dejan indiferente a nadie, pues si algo debemos subrayar de esta localidad son las excelentes vistas y paisajes con los que cuenta, sumado al hecho de poder ser observados desde una posición privilegiada.

Blanca cuenta, además, con rutas turístico-ambientales muy interesantes. Una de ellas es la ruta Blanca-Navela-Chite-Martillo, que transcurre por hermosos espacios verdes de una majestuosidad admirable y que permite hermosas vistas al Azud de Ojós, el embalse de Blanca. De esta manera, el verde y el azul aúnan sus colores para formar una estampa que ofrece unas vistas paisajísticas inmejorables. 

La flora y fauna es, asimismo, muy abundante y diversa por las magníficas condiciones de Blanca. Los cultivos de regadío, los márgenes del río y los pinares de la sierra son la flora más destacable; en cuanto a la fauna, los jabalíes y las aves rapaces como numerosos tipos de águilas son las especies que mayor atención reciben, además de muchas otras. 

El río a su paso por Blanca.

¿Qué hacer en Blanca?

Si los muchos espacios que ver y disfrutar no son suficientes, entonces nos vemos en la obligación de comunicar que Blanca no solo sobresale por los muchos espacios dignos de visita, sino también por su actividad más notable: los descensos del río Segura. Cada año, este pueblo atrae la vista de cientos de personas que quieren disfrutar de un buen rato con sus más allegados. Blanca cuenta con una importante red de empresas que gestionan todo lo relativo a los descensos por el río de la localidad. Además, estas empresas de las que hablamos tienen a su disposición varios tipos de embarcaciones y modalidades como el rafting, las bananas (también con la opción disponible de la banana doble, que otorga una mayor emoción), los kayak, el barranquismo o, incluso, en los buguis. 

De esta forma, existen muchísimas posibilidades para pasar un día lleno de entusiasmo y aventura con amigos o en familia. El descanso recorre los principales municipios de la Vega Alta (Cieza, Abarán, y Blanca). Por tanto, estas localidades y Blanca en particular se convierten en los principales motores de este tipo de actividades deportivas y de ocio en la Región de Murcia, abriendo horizontes de diversión que no pueden ser encontrados en otros sitios. 

El descenso del río Segura es, por todo ello, una de las opciones más interesantes para pasar el día en familia o con amigos, pero los amantes de las emociones fuertes también están de suerte, porque este pueblo incluye también actividades como el puenting con amigos a precios muy económicos. 

Sin duda, las muchísimas actividades de ocio, deporte y aventuras que conviven en esta localidad la convierten en uno de los pueblos con mayor encanto y atractivo de la Región. 

Por otra parte, Blanca posee también un interesante conjunto de fiestas y eventos igualmente atrayentes como la Semana Santa; la Feria de Agosto, en honor al patrono de la localidad, y que conlleva eventos declarados de Interés Turístico como el Encierro, con más de trescientos años de antigüedad, y que saca a los paisanos en una gran celebración multitudinaria con bailes y actuaciones de todo tipo. Otros eventos también sobresalientes son las Fiestas de Primavera y las Fiestas de Inviernos, cuando por el pueblo se llevan a cabo diversas representaciones tradicionales del belén. 

¿Dónde comer en Blanca?

Este pueblo no podrá dejarnos con hambre, pues Blanca cuenta con numerosos bares y restaurantes repartidos a lo largo del municipio para comer, cenar o simplemente tomar un aperitivo. El Restaurante los Murcianos es uno de los más conocidos del pueblo y cuenta con buenas críticas por parte de los comensales, alabando la gran variedad de tapas presentes y el menú. En bar-restaurante Cuatro Esquinas es también digno de magníficas críticas por parte de la mayoría de usuarios que lo han conocido, elogiando en gran medida las tapas y el marisco. 

¿Cómo llegar a Blanca?

Al igual que los pueblos fronterizos, cuenta con buenas comunicaciones para el acceso. La vía más importante para llegar a la localidad es la autovía A-30. Asimismo, Blanca cuenta con buenas comunicaciones viales con las diferentes villas y pueblos de alrededor como Ojós, Ulea, Abará, etc. 

Historia de Blanca.

El comienzo de Blanca como territorio estratégico se remonta a la época islámica. Durante este periodo, en el territorio que hoy es Blanca los árabes desarrollaron una importante red de riegos y cultivos que dotaron de una gran prosperidad a la zona, y levantaron una fortificación (el castillo) que aguantó hasta nuestros días. 

Durante la conversión al cristianismo, un hecho significativo es la aparición de la denominación Blanca como nombre del territorio, pues hasta el siglo XIV el nombre que recibía dicho territorio era Negra. Sin embargo, se cree que el cambio de denominación se debe a la influencia de Blanca de Borbón, esposa del rey Pedro I de Castilla. 

En el siglo XVI, pasaría de ser considerada una aldea a  ser considerada una villa.

Ya en la edad contemporánea, Blanca fue uno de los territorios murcianos que optaron por rebelarse en la denominada revolución cantonal, enmarcada en el periodo de la I República, al igual que otros territorios como Cartagena, Abarán, Cieza, Ojós, Ulea, Villanueva o Archena. 

Geografía de Blanca.

Demográficamente podría considerarse un pueblo medio, ya que cuenta con más de seis mil quinientos habitantes (censo de 2019), actualmente en proceso de crecimiento demográfico. 

Blanca cuenta con un importante núcleo urbanizado, y este se encuentra rodeado por el río segura y al pie de la Sierra del Solán, un espacio desde el que se obtienen excelentes vistas de una gran beldad. 

La agricultura es el principal motor económico de la localidad, ya que aproximadamente casi tres mil hectáreas del territorio están destinadas a tales fines, puesto que Blanca es un centro de exportación de frutas a la Comunidad Europea. En segundo lugar, la industria conservera cuenta también con un importante arraigo en la zona; por último, en el sector terciario hemos de destacar el turismo verde como principal líder del sector.